Sensibilidad Química Múltiple (SQM), como convivir con ella

Para los que no sepáis lo que es la Sensibilidad Química Múltiple os haremos una breve introducción.

La Sensibilidad Química Múltiple también es conocida como intolerancia ambiental idiopática, se trata de un síndrome catalogado como crónico en el que la persona afectada experimenta una variedad muy extensa de síntomas recurrentes que implican a órganos y sistemas. Los síntomas se desencadenan ante la exposición de dosis muy bajas (despreciables para una persona sana) a diversas sustancias como por ejemplo los productos químicos ambientales o de alimentos. El estado de la persona mejora cuando se evita la exposición a los agentes químicos que desencadenan los síntomas o cuando son eliminados completamente de su vida.

La Sensibilidad Química Múltiple tiene un cuadro clínico bastante extenso entre lo que encontramos los siguientes síntomas:  

Neuro-Musculares

Pérdidas de consciencia


Tropezar o arrastrar los piés


Convulsiones


Sensación de falta de equilibrio


Fatiga


Visión doble

Problemas para enfocar la vista


Hormigueos en los dedos de las manos y pies


Espasmos musculares


Entumecimiento en dedos de las manos y pies


Desmayos


Sensación de torpeza


Frío o coloración azulada en uñas y dedos


Sensación de sueño incontrolable


Músculo-esqueléticos

Dolor muscular

Dolor en las articulaciones

Debilidad en piernas y brazos

Rigidez general

Calambres en dedos de los pies y piernas

Relacionados con la cabeza

Infecciones en los senos nasales

Presión en la cabeza, en la cara y cuero cabelludo

Dolor de cabeza

Sensación de aturdimiento

Pitidos en los oidos

Afectivos

Tensión Nerviosa


Llanto Incontrolado


Irritabilidad


Depresión


Nerviosismo


Pensamientos suicidas


Falta de motivación, desánimo


Alteraciones del sueño


Furia repentina


Temblores en las manos


Afectivos

Tos


Bronquitis


Asma o respiración con sibilancias


Goteo Postnasal


Excesiva producción de mocos


Dificultad para respirar


Irritación o escozor de ojos


Susceptibilidad a desarrollar infecciones


Irritación de garganta


Ronquera


Gastrointestinales

Meteorismo


Dificultades para la digestión de alimentos


Intolerancias a alimentos


Diarrea


Dolor o calambres abdominales


Hinchazón abdominal


Retención de gases


Estreñimiento


Cognitivos

Problemas de memoria


Dificultades de dicción


Tendencia a dar respuestas cortas


Problemas en el cálculo numérico


Problemas de escritura


Dificultad para concentrarse


Dificultad para la toma de decisiones


Problemas en el habla


Crisis de ausencia


Cardio-vasculares

Palpitaciones


Latidos irregulares


Molestias en el pecho

Otros síntomas

Sensación de cansancio o letargo

Mareos o aturdimiento


Sensación de preocupación


Reflujo ácido


Náuseas


Irritación o enrojecimiento de la piel


Mucosidades en las vías respiratorias inferiores


Congestión nasal


Estornudos


Fiebre


Sudores


Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Sensibilidad_qu%C3%ADmica_m%C3%BAltiple


Que podemos hacer ante la Sensibilidad Química Múltiple

Pese a este extenso cuadro clínico, una persona con Sensibilidad Química Múltiple puede llevar una vida cercana a normal si conseguimos que la persona esté en un ambiente libre de químicos, aunque hoy en día esto puede parecernos muy complicado hemos de prestarles toda la ayuda que podamos proporcionándoles dicho ambiente siempre que esté en nuestra mano, hay varias cosas que podemos hacer.

Encontrar un lugar para vivir alejado de las grandes urbes y lo más integrado en la naturaleza posible para evitar la exposición a la contaminación presente en las ciudades. Proporcionarles mucho apoyo ya que dicho síndrome provoca un aislamiento total de la persona con el mundo civilizado lo que puede ser muy estresante y puede provocar grandes trastornos psicológicos como los citados anteriormente. Tener mucho cuidado con la higiene, tanto la de la persona afectada, como el ambiente de la persona afectada, incluida nuestra ropa, perfume y olor corporal, ha de estar libre de químicos si vamos a estar en presencia de la persona afectada, con lo cual no podemos usar los perfumes y detergentes que solemos usar ya que si la persona afectada detecta el más mínimo olor aunque sea imperceptible para nuestro olfato, puede desencadenar su cuadro de síntomas.

Para apoyar el apartado de la higiene recomendamos que se informen sobre las aplicaciones del OZONO en el agua ya que tiene la capacidad de ser totalmente ecológico y con un poder de desinfección y desbacterización superior a la lejía, además tiene una capacidad excepcional para borrar todo rastro de olores, de modo que antes de exponer a la persona afectada a algún químico recomendamos habernos duchado y haber lavado nuestra ropa con agua ozonizada.


 Infórmate aquí sobre el Ozono
Simplifica tu vida diciendo adiós a los químicos

Si necesitas apoyo de profesionales y afectados que están en contacto diario con personas con SQM, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros y te asesoraremos.